Crear una carta de alérgenos: guía práctica

Si eres dueño de un restaurante o cafetería, es importante que te asegures de que tus clientes estén informados acerca de los alérgenos presentes en tus platos. Una carta de alérgenos es una herramienta valiosa para asegurar la seguridad alimentaria de tus comensales. En este artículo, te ofrecemos una guía práctica para crear una carta de alérgenos eficiente y fácil de usar. Sigue leyendo para aprender cómo hacerlo.

Detallando alérgenos: principales recomendaciones

  • Es importante que la información sobre los alérgenos sea precisa y clara.
  • La carta debe incluir los nombres de los alérgenos y de los platos que los contienen.
  • Se recomienda utilizar iconos o símbolos para facilitar la identificación de los alérgenos.
  • Es fundamental que el personal esté capacitado para responder preguntas sobre los alérgenos y dar recomendaciones a los clientes.

Gestión de alérgenos: ¿cómo hacerlo?

Gestión de alérgenos es el proceso de controlar los ingredientes en los alimentos y bebidas que se sirven en un establecimiento de alimentos y bebidas. Esto se hace para asegurarse de que los clientes con alergias alimentarias o intolerancias alimentarias puedan comer de forma segura en el establecimiento. La gestión de alérgenos se realiza mediante la creación de una carta de alérgenos que muestra claramente qué ingredientes están presentes en cada plato y bebida.

Para hacer una carta de alérgenos, primero se debe identificar todos los ingredientes utilizados en cada plato y bebida. A continuación, se debe verificar si cada uno de estos ingredientes es un alérgeno común, como el gluten, los frutos secos o los lácteos. Si se encuentra algún alérgeno, se debe indicar claramente en la carta de alérgenos qué platos y bebidas lo contienen.

Es importante asegurarse de que los empleados también estén capacitados adecuadamente en la gestión de alérgenos. Deben saber cómo leer y comprender la carta de alérgenos, y cómo manejar los alimentos y bebidas de manera segura para evitar la contaminación cruzada. Los empleados también deben estar preparados para responder a preguntas de los clientes sobre los ingredientes y la preparación de los platos y bebidas.

Además, los establecimientos de alimentos y bebidas deben tener un plan de acción en caso de una reacción alérgica. Esto puede incluir tener un kit de primeros auxilios disponible y saber cómo llamar rápidamente a servicios de emergencia si es necesario.

Plan de gestión de alérgenos en centros geriátricos: requisitos mínimos

Un plan de gestión de alérgenos en centros geriátricos es esencial para garantizar la seguridad alimentaria de los residentes que padecen alergias alimentarias. Algunos de los requisitos mínimos que se deben incluir en este plan son:

  • Identificación de alérgenos: es importante que se realice una identificación de los alérgenos presentes en los alimentos utilizados en la cocina del centro geriátrico. Esto permitirá evitar la presencia de alérgenos en los platos que se sirven a los residentes alérgicos.
  • Formación del personal: el personal de la cocina debe estar capacitado para manejar los alérgenos de manera correcta. Es importante ofrecer formación sobre alergias alimentarias y cómo evitar la contaminación cruzada durante la preparación de los alimentos.
  • Etiquetado de alimentos: todos los alimentos que se sirven en el centro geriátrico deben estar etiquetados claramente, indicando los alérgenos que contienen. Esto permitirá a los residentes identificar fácilmente aquellos alimentos que no pueden consumir.
  • Comunicación con los residentes: es importante que los residentes alérgicos estén informados sobre los alérgenos presentes en los alimentos que se sirven en el centro geriátrico. Para ello, se puede ofrecer información detallada sobre los ingredientes utilizados en cada plato o proporcionar una lista de alimentos permitidos y prohibidos.
  • Control de proveedores: se debe realizar un control de los proveedores de alimentos para asegurarse de que cumplen con las normativas de seguridad alimentaria y de que no utilizan ingredientes que puedan causar alergias en los residentes.

Indicando alérgenos en una carta: ¿cómo hacerlo?

Cuando se trata de crear una carta de alérgenos, es importante ser claro y preciso al indicar los ingredientes que pueden causar una reacción alérgica en los clientes. Para hacerlo, se pueden seguir los siguientes pasos:

1. Identificar los alérgenos comunes: Es importante conocer los alérgenos más comunes para incluirlos en la carta. Los alérgenos más comunes son: lactosa, gluten, crustáceos, huevos, pescado, soja, cacahuetes, frutos secos, apio, mostaza, sésamo y sulfitos.

2. Incluir una sección de alérgenos en la carta: Una vez identificados los alérgenos comunes, se debe incluir una sección en la carta dedicada a los alérgenos. Esta sección puede estar ubicada en la parte inferior de la carta o en un lugar destacado para que los clientes puedan encontrarla fácilmente.

3. Utilizar símbolos o códigos: Una forma efectiva de indicar los alérgenos en la carta es utilizar símbolos o códigos. Por ejemplo, se puede utilizar un asterisco (*) al lado de los platos que contienen gluten, o un número entre paréntesis que indique los alérgenos presentes en el plato.

4. Ser preciso al describir los platos: Es importante ser preciso al describir los platos y los ingredientes que contienen. Si un plato contiene gluten, no es suficiente indicar que el plato puede contener trigo, ya que el trigo es uno de los ingredientes que contiene gluten.

5. Capacitar al personal: Es importante capacitar al personal sobre la importancia de indicar los alérgenos en la carta y cómo hacerlo correctamente. El personal debe estar capacitado para responder preguntas sobre los alérgenos y las opciones para los clientes con alergias alimentarias.

Indicar los alérgenos en una carta es fundamental para garantizar la seguridad de los clientes con alergias alimentarias. Siguiendo estos pasos, se puede crear una carta de alérgenos clara y precisa que ayude a los clientes a tomar decisiones informadas sobre su comida.

Crear una carta de alérgenos es esencial para garantizar la seguridad de los clientes y cumplir con las normativas vigentes. Siguiendo los pasos que hemos descrito en esta guía práctica, podrás diseñar una carta clara y completa que informe sobre los ingredientes y alérgenos presentes en tus platos. Recuerda que la transparencia en la información es fundamental para prevenir reacciones alérgicas y fidelizar a tus clientes. ¡Manos a la obra!

Deja un comentario