Preparación de la carne mechada: instrucciones paso a paso

La carne mechada es un plato delicioso y popular en muchas culturas culinarias. Aprender a prepararla puede parecer intimidante al principio, pero con las instrucciones adecuadas, es fácil de hacer en casa. En este artículo, te guiaremos paso a paso en la preparación de carne mechada, desde la elección de la carne hasta la cocción perfecta. Sigue leyendo para descubrir cómo hacer este plato clásico de manera fácil y deliciosa.

Selección de la carne adecuada

Para preparar una carne mechada deliciosa, es importante seleccionar la carne adecuada. La carne de res es la más utilizada para este plato, aunque también se puede utilizar carne de cerdo o de cordero. Lo importante es que la carne tenga grasa entremezclada, ya que esto le dará sabor y jugosidad al plato.

Al elegir la carne, es recomendable buscar cortes que sean magros y tiernos. Algunos de los cortes más utilizados para la carne mechada son el lomo liso, la posta negra, el asiento de picana y el garrón. Estos cortes son ideales ya que no tienen tendones ni cartílagos, lo que los hace más fáciles de cocinar.

Es importante tener en cuenta que la carne debe tener un tamaño adecuado para que se pueda rellenar y enrollar sin problemas. Si la carne es muy delgada, se deshacerá al momento de enrollarla, mientras que si es muy gruesa, tardará más tiempo en cocinarse y no quedará tan jugosa.

Por último, es recomendable comprar la carne en una carnicería de confianza para asegurarse de que la carne sea fresca y de buena calidad. Si se va a cocinar la carne mechada el mismo día de la compra, es importante guardarla en el refrigerador hasta el momento de prepararla. Si se va a cocinar en uno o dos días, se puede congelar para mantener su frescura.

Pasos para la preparación de la carne

Para preparar una deliciosa carne mechada, sigue los siguientes pasos:

  1. Selecciona la carne adecuada: Para la carne mechada se recomienda utilizar cortes de carne magra y tierna, como el lomo de res o el solomillo. Asegúrate de que la carne esté fresca y sin grasa excesiva.
  2. Prepara la carne: Lava la carne y sécala bien con papel absorbente. Luego, con un cuchillo filoso, haz pequeñas incisiones en la carne para que el adobo penetre mejor.
  3. Prepara el adobo: Mezcla en un recipiente la sal, la pimienta, el comino, el orégano, el ajo machacado, la cebolla picada y el vinagre. Si deseas, puedes agregar otros ingredientes como ají dulce, pimentón o salsa inglesa.
  4. Marina la carne: Coloca la carne en una bolsa para congelar y agrega el adobo. Cierra la bolsa y masajea para que el adobo cubra toda la carne. Deja marinar en la nevera por al menos 2 horas, pero lo ideal es dejarla toda la noche para que la carne absorba más sabor.
  5. Prepara el relleno: Mientras la carne se marina, prepara el relleno de la carne mechada. Pica en cubos pequeños cebolla, ajo, pimentón, zanahoria y cualquier otro ingrediente que desees agregar. Sofríe todo en aceite hasta que esté tierno.
  6. Rellena la carne: Saca la carne de la bolsa y colócala sobre una tabla de cortar. Con un cuchillo afilado, haz un corte a lo largo de la carne sin llegar hasta el final. Abre la carne y coloca el relleno sobre ella. Cierra la carne y átala con hilo de cocina para que no se salga el relleno durante la cocción.
  7. Cocina la carne: Coloca la carne en una olla con agua y deja cocinar a fuego medio por al menos 2 horas. Si deseas, puedes agregarle papas, zanahorias y cualquier otro ingrediente que desees para acompañar la carne mechada.

Consejos para un resultado perfecto

1. Escoge una buena carne: Para que la carne mechada quede perfecta, es importante elegir una pieza de carne de calidad y con grasa, como por ejemplo la falda o el jarrete.
2. Sazónala bien: Asegúrate de sazonar la carne con sal y pimienta generosamente antes de empezar a cocinarla.
3. Dórala bien: Para que la carne tenga una textura y sabor deliciosos, es importante dorarla bien antes de empezar a cocinarla a fuego lento.
4. Cocina a fuego lento: La carne mechada necesita cocinarse a fuego lento para que quede tierna y jugosa. No tengas prisa y dale su tiempo.
5. Acompaña con una buena salsa: La carne mechada es deliciosa por sí sola, pero si la acompañas con una buena salsa, como una salsa de vino tinto o una salsa de tomate, quedará aún más sabrosa.

Preparar carne mechada puede ser una tarea un poco complicada, pero con estas instrucciones paso a paso podrás hacerlo de manera fácil y exitosa. Ya sea que lo hagas para una cena especial o simplemente para variar tu menú semanal, la carne mechada es una delicia que no te decepcionará. Sigue estos consejos y sorprende a tus familiares y amigos con una deliciosa y jugosa carne mechada.

Deja un comentario