Receta para hacer crema de espinacas casera

Si buscas una opción saludable y deliciosa para incluir en tu menú semanal, la crema de espinacas casera es una excelente alternativa. Esta receta es fácil de preparar y está llena de nutrientes esenciales para tu cuerpo. Además, es una excelente manera de incorporar más verduras a tu dieta de una manera sabrosa y satisfactoria. Sigue leyendo para descubrir cómo hacer tu propia crema de espinacas en casa.

Ingredientes para la crema de espinacas casera

  • 500 gramos de espinacas frescas
  • 2 cucharadas de mantequilla
  • 1 cebolla picada
  • 2 dientes de ajo picados
  • 1/4 de taza de harina
  • 4 tazas de caldo de pollo
  • 1 taza de crema de leche
  • Sal y pimienta al gusto

Preparación paso a paso de la crema de espinacas

  1. Lavar y trocear las espinacas: Lave las espinacas con agua fría y córtelas en trozos pequeños.
  2. Saltear las espinacas: En una sartén añada un poco de aceite de oliva y saltee las espinacas durante unos minutos hasta que estén suaves.
  3. Preparar la base de la crema: En una olla, derrita la mantequilla y agregue la harina, revolviendo constantemente hasta que se forme una pasta dorada.
  4. Agregar la leche: Agregue la leche poco a poco mientras revuelve constantemente para evitar grumos.
  5. Añadir las espinacas: Agregue las espinacas salteadas a la mezcla de leche y continúe revolviendo hasta que la mezcla esté suave y cremosa.
  6. Sazonar al gusto: Agregue sal, pimienta y nuez moscada al gusto, revolviendo constantemente.
  7. Servir: Sirva la crema de espinacas caliente y disfrútela.

Consejos para mejorar el sabor de la crema de espinacas

Si quieres mejorar el sabor de tu crema de espinacas, aquí te dejamos algunos consejos:

  • Utiliza espinacas frescas: Las espinacas frescas tienen un sabor más intenso y dulce que las congeladas o enlatadas. Además, asegúrate de lavarlas bien antes de cocinarlas.
  • Agrega otros ingredientes: Puedes agregar otros ingredientes para darle más sabor a tu crema de espinacas, como ajo, cebolla, queso parmesano o nuez moscada.
  • No cocines demasiado las espinacas: Si cocinas demasiado las espinacas, pueden perder su sabor y textura. Cocínalas sólo hasta que estén tiernas.
  • Prueba y ajusta los condimentos: Asegúrate de probar la crema de espinacas antes de servirla y ajusta los condimentos según tu gusto.

Variaciones de la receta de crema de espinacas casera

1. Crema de espinacas con queso: Agrega queso rallado a la crema de espinacas para darle un sabor aún más cremoso y delicioso. Elige un queso suave que no abrume el sabor de las espinacas, como el queso de cabra o el queso crema.

2. Crema de espinacas con tocino: Saltea tocino en una sartén hasta que esté crujiente y agrégalo a la crema de espinacas antes de servir. Esta variante le dará un toque crujiente y ahumado a la crema de espinacas.

3. Crema de espinacas con patatas: Agrega patatas cocidas y picadas a la crema de espinacas para darle más cuerpo y consistencia. Añade las patatas antes de pasar la crema por la batidora.

4. Crema de espinacas con leche de coco: Sustituye la leche entera por leche de coco para darle un sabor exótico y tropical a la crema de espinacas. Asegúrate de utilizar leche de coco sin azúcar para no alterar el sabor original de la receta.

5. Crema de espinacas con especias: Agrega especias como la nuez moscada, el comino o el cilantro a la crema de espinacas para darle un toque diferente y aromático. Añade las especias al gusto y pruébala antes de servir para ajustar el sabor.

¡Ya tienes la receta para preparar una deliciosa crema de espinacas casera!

Sigue estos sencillos pasos y sorprende a tus invitados con un plato rico y saludable.

Recuerda que la preparación de comidas caseras es una excelente opción para cuidar tu salud y la de tu familia.

¡Anímate a probar esta receta y cuéntanos cómo te ha quedado!

¡Hasta la próxima!

Deja un comentario