Receta de garbanzos con callos: paso a paso

Si te gustan los platos contundentes y llenos de sabor, no puedes perderte esta receta de garbanzos con callos. Prepararla es muy sencillo y el resultado es espectacular. En este artículo te explicamos paso a paso cómo hacer este plato tradicional de la cocina española, lleno de nutrientes y perfecto para los días de frío. ¡No te pierdas esta deliciosa receta!

Preparación de los ingredientes

Antes de comenzar a cocinar la receta de garbanzos con callos, es importante tener todos los ingredientes limpios y preparados correctamente. A continuación, detallamos los pasos a seguir:

Ingredientes:

  • 500 gramos de garbanzos
  • 400 gramos de callos de ternera
  • 1 cebolla grande
  • 2 dientes de ajo
  • 1 pimiento verde
  • 1 pimiento rojo
  • 1 tomate maduro
  • 1 cucharadita de pimentón dulce
  • Aceite de oliva
  • Sal

Paso 1: La noche anterior a la preparación de la receta, ponemos los garbanzos a remojo en un recipiente con agua. Deben estar en remojo al menos 12 horas.

Paso 2: Limpiamos bien los callos con agua fría y los cortamos en trozos pequeños.

Paso 3: Pelamos y picamos la cebolla y los ajos. Lavamos los pimientos, les quitamos las semillas y los cortamos en tiras. Pelamos el tomate y lo picamos en trozos pequeños.

Paso 4: En una olla grande, ponemos los garbanzos escurridos y los cubrimos con agua fría. Añadimos un poco de sal y cocemos durante unos 45 minutos o hasta que estén tiernos. Es importante retirar la espuma que se forma en la superficie durante la cocción.

Cocción de los garbanzos y los callos

Para cocinar los garbanzos y los callos, es necesario seguir unos pasos específicos para garantizar que queden en su punto y se puedan integrar perfectamente en la receta.

Paso 1: Enjuaga los garbanzos con agua fría y déjalos en remojo durante al menos 8 horas. Este paso es importante para que los garbanzos se ablanden y se cocinen más rápido.

Paso 2: Después del remojo, escurre los garbanzos y ponlos a cocinar en una olla con agua fresca y una pizca de sal. Deja que hiervan durante unos minutos y luego baja el fuego para que se cuezan a fuego lento. El tiempo de cocción puede variar dependiendo del tipo de garbanzos, pero por lo general tardan entre 1 y 2 horas en cocerse completamente.

Paso 3: Mientras se cuecen los garbanzos, prepara los callos. Limpia bien los callos y córtalos en trozos pequeños. En una olla aparte, pon a cocinar los callos con agua y una pizca de sal durante al menos 1 hora y media o hasta que estén suaves.

Paso 4: Una vez que los garbanzos y los callos estén cocidos, escurre el agua de los garbanzos y añádelos a la olla de los callos. Mezcla bien y deja que se cocinen juntos durante unos minutos más para que se integren los sabores.

Elaboración del sofrito y mezcla final

Elaboración del sofrito:

  1. Pelar y picar finamente la cebolla y los ajos.
  2. En una sartén grande, calentar aceite de oliva y añadir la cebolla y los ajos.
  3. Rehogar a fuego medio, removiendo con frecuencia, hasta que la cebolla esté transparente y tierna.
  4. Añadir el pimiento rojo picado y seguir rehogando durante unos minutos más.
  5. Añadir el tomate triturado y el pimentón y cocinar durante unos minutos más, removiendo constantemente.
  6. Reservar el sofrito para más tarde.

Mezcla final:

  1. En una olla grande, cocer los garbanzos previamente remojados y los callos durante al menos 1 hora y media, hasta que estén tiernos.
  2. Añadir el sofrito a la olla de los garbanzos y los callos y remover bien.
  3. Cocinar a fuego medio durante unos 10-15 minutos más, para que se integren bien todos los sabores.

Trucos y consejos para un resultado perfecto

  • Es importante cocinar bien los garbanzos para que queden tiernos y no duros. Se recomienda ponerlos a remojo durante al menos 8 horas antes de cocinarlos.
  • Para que los callos queden suaves y tiernos, es recomendable cocinarlos a fuego lento durante un largo tiempo, al menos 2 horas.
  • Es importante limpiar bien los callos antes de cocinarlos para eliminar cualquier resto de impurezas.
  • Para darle un toque extra de sabor, se puede añadir una hoja de laurel y pimentón al guiso.
  • Se puede acompañar este plato con un buen vino tinto de la región.

Esperamos que esta receta de garbanzos con callos haya sido de tu agrado y que te animes a prepararla en casa. Con este paso a paso, no tendrás ninguna dificultad en conseguir un plato delicioso y nutritivo. No dudes en contarnos tu experiencia y compartir tus fotos en nuestras redes sociales. ¡Hasta la próxima!

Deja un comentario