Deliciosas costillas de ternera horneadas a baja temperatura

Si eres un amante de la carne de ternera y disfrutas de platos sabrosos y jugosos, las costillas de ternera horneadas a baja temperatura son una opción que no puedes dejar pasar. Este método de cocción lento y constante asegura que la carne se cocine a la perfección, manteniendo su jugosidad y sabor. Además, con la elección adecuada de especias y marinados, puedes conseguir un plato de costillas de ternera verdaderamente delicioso. Sigue leyendo para descubrir cómo preparar unas costillas de ternera horneadas a baja temperatura que te dejarán con ganas de más.

Ingredientes:
– 1 kg de costillas de ternera
– 1 cucharada de sal
– 1 cucharada de pimienta negra
– 1 cucharada de ajo en polvo
– 1 cucharada de cebolla en polvo
– 1 cucharada de tomillo seco
– 1 cucharada de orégano seco
– 1 cucharada de paprika
– 2 cucharadas de aceite de oliva

Valor nutricional de los ingredientes:
– Las costillas de ternera son una excelente fuente de proteínas y hierro, esenciales para el desarrollo y mantenimiento del cuerpo humano.
– La sal y la pimienta negra son especias que no contienen calorías ni nutrientes significativos.
– El ajo y la cebolla en polvo aportan sabor sin calorías ni nutrientes significativos.
– El tomillo y el orégano seco son ricos en antioxidantes y tienen propiedades antiinflamatorias.
– La paprika es rica en vitamina A y tiene propiedades antioxidantes.
– El aceite de oliva es una fuente de grasas saludables y tiene propiedades antiinflamatorias.

Pasos:
1. Precalentar el horno a 120ºC.
2. Mezclar la sal, la pimienta negra, el ajo en polvo, la cebolla en polvo, el tomillo seco, el orégano seco y la paprika en un bol.
3. Frotar las costillas de ternera con la mezcla de especias.
4. Colocar las costillas en una bandeja para horno y rociarlas con aceite de oliva.
5. Cubrir la bandeja con papel de aluminio y hornear durante 3 horas.
6. Retirar el papel de aluminio y hornear durante 30 minutos más para dorar las costillas.
7. Servir caliente.

Puedes acompañar las costillas de ternera con una ensalada fresca, patatas asadas o puré de patatas.

1. Asegúrate de que las costillas estén a temperatura ambiente antes de cocinarlas.
2. Frota las costillas con una mezcla de especias y sal para darles sabor.
3. Hornea las costillas a baja temperatura durante varias horas para que queden tiernas.
4. Cubre las costillas con papel de aluminio durante la cocción para evitar que se sequen.
5. Utiliza una bandeja para recoger la grasa que sueltan las costillas durante la cocción para evitar que se queden demasiado grasosas.
6. Puedes agregar salsa de barbacoa al final de la cocción para darle un toque extra de sabor.

Ternera de calidad para unas costillas inolvidables

Ternera de calidad es esencial para conseguir unas costillas de ternera horneadas a baja temperatura inolvidables. Si quieres que tus costillas sean tiernas, jugosas y llenas de sabor, necesitas empezar con una carne de alta calidad. Busca una carne que sea marmórea, es decir, que tenga vetas de grasa intramuscular, ya que esto añadirá sabor y jugosidad a tus costillas. Además, asegúrate de que la ternera haya sido criada de forma sostenible y sin hormonas ni antibióticos para obtener un sabor más auténtico.

Elige el corte adecuado de ternera para tus costillas horneadas a baja temperatura. El corte de costillas cortas es perfecto para este tipo de cocción, ya que es un corte con mucho sabor y grasa que se beneficia de la cocción prolongada y a baja temperatura. Además, este corte es fácilmente reconocible por los huesos cortos que sobresalen de la carne.

Mima tu ternera antes de cocinarla. Antes de cocinar tus costillas de ternera, asegúrate de que la carne esté a temperatura ambiente. Saca la ternera del frigorífico al menos una hora antes de cocinarla para que se atempere. Además, puedes marinar tu ternera durante unas horas antes de cocinarla para añadir aún más sabor a tus costillas.

El secreto de la cocción a baja temperatura

La cocción a baja temperatura es una técnica que se ha vuelto cada vez más popular en la cocina moderna, especialmente en la preparación de carnes. En lugar de cocinar la carne a altas temperaturas durante un corto periodo de tiempo, la cocción a baja temperatura implica cocinar la carne a una temperatura más baja durante un periodo de tiempo más largo.

El principal beneficio de esta técnica es que la carne se vuelve más tierna, jugosa y sabrosa. Esto se debe a que la cocción lenta permite que las fibras musculares se descompongan gradualmente, lo que resulta en una carne más suave y fácil de masticar. Además, la cocción a baja temperatura permite que la carne retenga más humedad, lo que la hace más jugosa.

Para cocinar a baja temperatura, se necesita un horno que se pueda ajustar a una temperatura baja y constante. La temperatura ideal para la cocción a baja temperatura varía según el tipo de carne, pero generalmente oscila entre los 60 y los 90 grados Celsius y puede durar desde varias horas hasta todo el día. Para asegurarse de que la carne se cocine uniformemente, es importante usar un termómetro para carne y monitorear la temperatura interna de la carne durante todo el proceso de cocción.

Consejos para lograr costillas jugosas y tiernas

  • Selección de la carne: Es importante elegir costillas de ternera de alta calidad y con un buen marmoleo (grasa infiltrada en la carne).
  • Marinado: Un buen marinado ayudará a dar sabor y a ablandar la carne. Se recomienda marinar las costillas durante al menos 4 horas antes de cocinarlas.
  • Cocción a baja temperatura: Cocinar las costillas a baja temperatura durante varias horas es la clave para lograr una carne tierna y jugosa. Se recomienda hornearlas a 120°C durante 2-3 horas.
  • Uso de papel de aluminio: Envolver las costillas en papel de aluminio durante la cocción ayudará a mantener la humedad y a evitar que se sequen.
  • Glaseado: Al final de la cocción, se puede aplicar un glaseado para dar un toque extra de sabor y caramelizar la superficie.

En definitiva, las costillas de ternera horneadas a baja temperatura son una opción deliciosa y fácil de preparar para cualquier ocasión. Con solo algunos ingredientes y algo de tiempo, puedes tener una comida perfecta para compartir con amigos y familiares. ¡Prueba esta receta y sorprende a tus seres queridos con un platillo lleno de sabor y textura!

Deja un comentario