Empaquetar mermelada al vacío sin necesidad de baño maría

Si eres amante de las mermeladas caseras, seguramente sabes lo tedioso que puede ser el proceso de empaquetado y conservación. Tradicionalmente, se ha utilizado el baño maría para sellar y esterilizar los frascos, pero ¿sabías que existe una forma más fácil y rápida de hacerlo? El empaquetado al vacío es una técnica que además de simplificar el proceso, permite prolongar la vida útil de tus mermeladas sin perder su sabor y textura. En este artículo te contamos todo lo que necesitas saber para empaquetar mermelada al vacío sin necesidad de baño maría.

Envasado al vacío de mermelada casera: ¿cómo hacerlo?

Para envasar al vacío tu mermelada casera, sigue los siguientes pasos:

Materiales necesarios:

  • Bolsas de envasado al vacío
  • Máquina de envasado al vacío
  • Mermelada casera

1. Lava y seca bien las bolsas de envasado al vacío.
2. Llena las bolsas con la mermelada casera, dejando un espacio libre en la parte superior.
3. Coloca la bolsa en la máquina de envasado al vacío y asegúrate de que quede bien sellada.
4. Enciende la máquina y espera a que haga el vacío.
5. Una vez que la máquina ha hecho el vacío, sella la bolsa.
6. Etiqueta la bolsa con la fecha de envasado y el tipo de mermelada.

Duración de la mermelada envasada al vacío

La duración de la mermelada envasada al vacío puede variar dependiendo de varios factores, como la calidad de los ingredientes utilizados, la higiene durante el proceso de elaboración y envasado, y la temperatura de almacenamiento.

Sin embargo, en general, la mermelada envasada al vacío tiene una vida útil más larga que la mermelada envasada de forma tradicional, ya que el vacío elimina el oxígeno que favorece la proliferación de bacterias y hongos.

Algunas recomendaciones para prolongar la duración de la mermelada envasada al vacío son:

  • Utilizar frutas frescas y maduras.
  • Lavar y desinfectar bien los frascos y tapas antes de usarlos.
  • Envasar la mermelada en caliente, para evitar la entrada de aire.
  • Almacenar los frascos en un lugar fresco y seco, alejados de la luz solar directa.

Es importante recordar que la mermelada envasada al vacío no dura para siempre, y que eventualmente perderá calidad y sabor. Por lo tanto, es recomendable consumirla dentro de los 6 a 12 meses después de su elaboración.

Vaciar bote de mermelada: ¿Cómo hacerlo?

Paso 1: Sostén el bote de mermelada firmemente con una mano y con la otra, gira la tapa en sentido contrario a las agujas del reloj para abrirlo.

Paso 2: Usa una cuchara o una espátula de goma para raspar la mermelada restante de la superficie del bote y colocarla en un recipiente separado.

Paso 3: Si la mermelada se ha cristalizado en la parte inferior del bote, coloca el bote en agua caliente durante unos minutos para ablandar la mermelada antes de vaciarla.

Paso 4: Inclina el bote de mermelada hacia un lado y usa una cuchara o espátula para ayudar a vaciar la mermelada restante.

Paso 5: Si todavía queda un poco de mermelada al final, puedes usar un embudo para ayudar a vaciarla en otro recipiente.

Consejo: Para evitar desperdiciar mermelada, asegúrate de vaciar completamente el bote antes de desecharlo.

Vacío en conservas caseras: ¿cómo lograrlo?

Cuando se trata de empaquetar alimentos al vacío, el objetivo principal es eliminar todo el aire del envase para evitar la oxidación y el crecimiento de bacterias. El vacío también ayuda a mantener la frescura y el sabor de los alimentos durante más tiempo.

Si estás haciendo conservas caseras, lograr el vacío puede ser un poco más complicado que con otros alimentos. Sin embargo, existen algunas técnicas que puedes utilizar para asegurarte de que tus conservas estén bien selladas y libres de aire.

1. Usa frascos y tapas nuevas: Asegúrate de que los frascos y tapas que utilices estén en buenas condiciones y sin daños. Los frascos y tapas usados pueden tener pequeñas deformidades que impidan un buen sellado.

2. Limpia y esteriliza los frascos y tapas: Lava los frascos y tapas con agua caliente y jabón, y luego esterilízalos en agua hirviendo durante al menos 10 minutos. Esto ayudará a eliminar cualquier bacteria que pueda interferir con el sellado al vacío.

3. Llena los frascos con cuidado: Llena los frascos con la cantidad adecuada de mermelada, dejando suficiente espacio en la parte superior para el vacío. No llenes los frascos hasta el borde, ya que esto puede impedir un sellado adecuado.

4. Utiliza un sellador al vacío: Un sellador al vacío es la forma más fácil y efectiva de lograr el vacío en los frascos de conservas caseras. Estos dispositivos suelen ser caros, pero son una inversión que vale la pena si haces conservas con regularidad.

Empaquetar mermelada al vacío sin necesidad de baño maría es una alternativa práctica y segura para conservar tus productos caseros por más tiempo. Además de ser fácil de llevar a cabo, te permitirá disfrutar de tus mermeladas con la máxima frescura y sabor. Ahora que conoces esta técnica, ¡no dudes en ponerla en práctica y sorprender a tu familia y amigos con tus deliciosas creaciones!

Deja un comentario