Pechugas de pollo horneadas rellenas de jamón y queso

¿Buscas una receta de pollo fácil y deliciosa? Prueba estas pechugas de pollo horneadas rellenas de jamón y queso. Con una combinación perfecta de sabores y una presentación impresionante, este plato es perfecto para una cena especial o para impresionar a tus invitados. Además, es una opción saludable y baja en carbohidratos que te ayudará a mantener una dieta equilibrada. Sigue leyendo para descubrir cómo preparar esta receta en tu propia cocina.

Ingredientes:
– 4 pechugas de pollo
– 8 lonchas de jamón serrano
– 8 lonchas de queso mozzarella
– 2 cucharadas de aceite de oliva
– Sal y pimienta al gusto

Instrucciones:
1. Precalentar el horno a 200°C.
2. En una tabla de cortar, colocar una pechuga de pollo y cortarla por la mitad en forma horizontal, sin separar completamente las dos partes.
3. Colocar 2 lonchas de jamón serrano y 2 lonchas de queso mozzarella en el centro de la pechuga, cerrarla y sujetarla con palillos de madera. Repetir con el resto de las pechugas.
4. En una sartén, calentar 2 cucharadas de aceite de oliva a fuego medio-alto. Agregar las pechugas rellenas y dorarlas por ambos lados, aproximadamente 5 minutos por lado.
5. Colocar las pechugas en una bandeja para hornear y hornear durante 20 minutos, hasta que estén completamente cocidas.
6. Servir caliente y disfrutar.

Valor nutricional por porción:
– Calorías: 310
– Proteínas: 39 g
– Grasas: 14 g
– Carbohidratos: 2 g

Puedes acompañar las pechugas de pollo horneadas rellenas de jamón y queso con una ensalada fresca, arroz blanco o puré de patatas.

– Usa pechugas de pollo de tamaño similar para que se cocinen uniformemente.
– Asegúrate de sellar bien las pechugas de pollo antes de rellenarlas para evitar que se salga el relleno.
– Si no tienes jamón, puedes usar tocino o espinacas como alternativa.
– Hornea las pechugas de pollo en una bandeja para que no se peguen al fondo del horno.
– No hornees las pechugas de pollo por demasiado tiempo, ya que pueden secarse. Es mejor retirarlas del horno cuando alcancen una temperatura interna de 75°C.
– Deja reposar las pechugas de pollo durante unos minutos antes de cortarlas para que los jugos se redistribuyan y la carne quede más jugosa.

Como conclusión, las pechugas de pollo horneadas rellenas de jamón y queso son una opción deliciosa y fácil de preparar para cualquier ocasión. Con ingredientes simples y un proceso sencillo, esta receta es perfecta para aquellos que buscan una comida reconfortante y sabrosa. Así que no dudes en probar esta receta en casa y sorprender a tus seres queridos con un plato que seguro les encantará.

Deja un comentario