Cocina carnes perfectas con una plancha de hierro fundido

Si eres un amante de la carne a la parrilla, debes probar cocinar con una plancha de hierro fundido. Este utensilio de cocina es perfecto para cocinar carnes y conseguir ese toque crujiente y dorado que tanto te gusta. Además, la plancha de hierro fundido se calienta de manera uniforme, lo que asegura una cocción perfecta en toda la superficie. En este artículo te enseñaremos todos los trucos para cocinar las mejores carnes en una plancha de hierro fundido.

Ventajas de cocinar en plancha de hierro fundido

La plancha de hierro fundido es una herramienta de cocina que se utiliza para cocinar carnes, pescados, verduras y otros alimentos. A continuación, se detallan las principales ventajas de cocinar en una plancha de hierro fundido:

  • Distribución uniforme del calor: el hierro fundido es un excelente conductor de calor, lo que significa que la plancha se calienta de manera uniforme y mantiene la temperatura durante toda la cocción.
  • No se pega la comida: la superficie de la plancha se cura con el uso, creando una capa antiadherente natural que evita que los alimentos se peguen.
  • Sabor y textura: cocinar en una plancha de hierro fundido le da a los alimentos un sabor y textura únicos. La plancha crea una costra crujiente en la superficie de la carne, mientras que el interior se mantiene jugoso y tierno.
  • Saludable: al cocinar en una plancha de hierro fundido, se requiere menos aceite que al freír o saltear, lo que hace que sea una opción más saludable.
  • Versatilidad: se puede usar la plancha de hierro fundido en la cocina o en la parrilla, y se adapta bien a una variedad de alimentos, incluyendo carnes, pescados, verduras y hasta postres.

Preparación de la plancha antes de cocinar

Antes de empezar a cocinar con una plancha de hierro fundido, es importante prepararla adecuadamente para asegurar que la carne se cocine de manera uniforme y no se pegue a la superficie. Sigue estos pasos para preparar tu plancha antes de cocinar:

1. Limpia la plancha: Utiliza agua caliente y un cepillo o esponja para limpiar la plancha. Asegúrate de retirar cualquier residuo de comida o grasa.

2. Seca la plancha: Utiliza una toalla de papel o un paño de cocina para secar bien la plancha. Asegúrate de que no quede humedad en la superficie.

3. Calienta la plancha: Coloca la plancha en la estufa y enciende el fuego a temperatura media-alta. Deja que la plancha se caliente durante unos 5-10 minutos hasta que esté completamente caliente.

4. Agrega aceite: Una vez que la plancha esté caliente, agrega un poco de aceite vegetal con una servilleta de papel para cubrir toda la superficie. Asegúrate de no agregar demasiado aceite, ya que esto puede hacer que la carne se queme y quede pegada a la superficie.

5. Espera a que el aceite se caliente: Deja que el aceite se caliente durante unos minutos antes de empezar a cocinar. Sabrás que está listo cuando empiece a humear.

Cómo elegir las mejores carnes para la plancha

1. Elige cortes de carne con alto contenido de grasa: Las carnes con alto contenido de grasa son ideales para cocinar en la plancha ya que la grasa ayuda a mantener la humedad y aporta sabor a la carne. Algunos ejemplos son el ribeye, la entraña o el solomillo.

2. Busca carnes con un grosor adecuado: Para cocinar en la plancha, es importante elegir cortes de carne con un grosor adecuado, alrededor de 2 a 3 cm. Esto asegura que la carne se cocine uniformemente y no se seque demasiado.

3. Considera la calidad de la carne: La calidad de la carne es un factor importante a tener en cuenta al elegir un corte para cocinar en la plancha. Opta por carnes de animales alimentados con pasto, ya que tienen un sabor más intenso y una textura más tierna.

4. Evita cortes muy magros: Los cortes de carne magra pueden resultar secos y duros al cocinarlos en la plancha. Si prefieres este tipo de carne, es recomendable marinarlos previamente para agregar sabor y humedad.

Consejos para lograr una cocción perfecta

  • Temperatura adecuada: es importante que la plancha esté lo suficientemente caliente antes de colocar la carne. La temperatura adecuada para cocinar carne en una plancha de hierro fundido es de alrededor de 200-220°C.
  • Secar la carne: antes de colocar la carne en la plancha, asegúrate de secarla con papel de cocina para evitar que la humedad impida su cocción adecuada.
  • Grasa en la plancha: añade un poco de grasa en la plancha antes de colocar la carne para evitar que se pegue y para mejorar su sabor.
  • No mover la carne: es importante que no muevas la carne mientras se está cocinando para que la costra se forme adecuadamente.
  • Dejar reposar: después de cocinar la carne, es importante dejarla reposar durante unos minutos antes de cortarla para que los jugos se redistribuyan y no se pierdan al cortarla.

Recetas de carnes para cocinar en plancha

  • Bistec a la plancha: sazona los bistecs con sal y pimienta y déjalos reposar por 10 minutos. Calienta la plancha a fuego alto y coloca los bistecs en la plancha caliente. Cocina por 3-5 minutos de cada lado para un término medio.
  • Pollo a la plancha: sazona las pechugas de pollo con sal, pimienta y hierbas al gusto. Colócalas en la plancha caliente y cocina por 6-8 minutos de cada lado o hasta que estén bien cocidas.
  • Chuletas de cerdo a la plancha: sazona las chuletas con sal, pimienta y ajo en polvo. Cocina en la plancha caliente por 4-5 minutos de cada lado para un término medio.

Así pues, una plancha de hierro fundido es una herramienta esencial para cualquier amante de la carne que busque cocinar cortes perfectos. Con su capacidad para retener el calor y distribuirlo uniformemente, podrás cocinar tus filetes, chuletas y otros cortes de carne con precisión y obtener resultados sabrosos y jugosos cada vez. Además, su durabilidad y fácil mantenimiento hacen de la plancha de hierro fundido una inversión que valdrá la pena a largo plazo. ¡Así que adelante, comienza a cocinar tus carnes perfectas con una plancha de hierro fundido hoy mismo!

Deja un comentario